Cómo tratar la Cándida

Una de las molestias vaginales más comunes es la candidiasis vaginal, también conocida como infección vaginal causada por hongos levaduriformes o simplemente cándida. Los síntomas de la candidiasis incluyen una secreción blanca y espesa, usualmente descrita como similar al requesón, un fuerte enrojecimiento y comezón en la zona vulvovaginal. El rascarse puede causar irritación adicional y dolor, y puede llevar a una sensación de ardor al orinar o durante las relaciones sexuales. Si experimenta cualquiera de estos síntomas es importante que contacte a su doctor o ginecólogo para confirmar el diagnóstico, y ellos le aconsejarán cómo tratar la cándida.

¿Puedo tratar la cándida por mi cuenta?

Los medicamentos y productos que tratan la cándida frecuentemente pueden ser comprados sin prescripción médica. Estos incluyen cremas antimicóticas, terapia antimicótica oral, probióticos, prebióticos y otros productos. Esto significa que con el autodiagnóstico correcto se puede tratar una candidiasis sin ir al médico. Sin embargo, los síntomas inusuales de la candidiasis vaginal pueden algunas veces ser causados por algo más (resequedad vaginal, infección bacteriana) o pueden enmascarar una ETS subyacente con implicaciones más serias. Por lo tanto es importante consultar a un doctor o ginecólogo antes de empezar cualquier terapia, y evitar crearse problemas adicionales a usted mismo, o hasta a su pareja. La cándida usualmente no se transmite entre parejas, pero una ETS subyacente sí.

¿Qué puedo hacer para aliviar los síntomas de la cándida?

En las mujeres sanas, la cándida no es una condición que amenace la vida, pero la comezón constante e irritación pueden perjudicar drásticamente la calidad de su vida sexual, así como hacer incómodas las idas al baño, sentarse por largos períodos de tiempo, o usar ropa ceñida. Una vez el doctor ha confirmado el diagnóstico, y su tratamiento de cándida ha empezado, puede tratar de mitigar los molestos síntomas. Los geles refrescantes naturales y aerosoles pueden darle alivio instantáneo de la comezón e irritación, mientras que el uso de prebióticos vaginales pueden respaldar la terapia prescrita. También es importante mantener una higiene vaginal habitual usando agua tibia o un enjuague íntimo suave sin jabón, evitando toallas higiénicas y papel higiénico con aroma, y cuando sea posible, dormir sin ropa interior.


"Los medicamentos y productos que tratan la cándida frecuentemente pueden ser comprados sin prescripción médica. Estos incluyen cremas antimicóticas, terapia antimicótica oral, probióticos, prebióticos y otros."